Manchas faciales

Con el paso de los años es frecuente notar manchas pigmentadas en nuestra cara que previamente no existían. Aunque hay una gran cantidad de lesiones que pueden afectar la cara, vamos a repasar brevemente las lesiones más frecuentes.

-Melasma: son manchas de color marrón tenue, mal delimitadas, que suelen afectar a las mejillas, labios y frente. Se observan en mujeres de edad joven, y está asociado a un componente hormonal, por lo que es frecuente observarla con los embarazos o toma de anticonceptivos. Característicamente empeora con el sol, y suele mejorar en invierno. Por su carácter recidivante puede ser difícil de tratar, y dentro de los tratamientos encontramos las fórmulas magistrales, los peelings o la luz pulsada intensa (IPL).

dermatologo valencia

Léntigos solares: son manchas café claro, bien delimitadas, planas, que pueden ser de forma redonda o tener distintas figuras. Son absolutamente benignas, y como su nombre indica, aparecen por la fotoexposición crónica a la que está expuesta la cara, escote y extremidades. Pueden tratarse eficazmente con tratamiento láser o IPL, aunque es fundamental mantener una buena protección solar porque pueden recidivar.

-Queratosis seborreica: son tan frecuentes como los léntigos, pero se relacionan tanto al sol, si no que tienen un gran componente hereditario. Se observan como manchas marrones claro u oscuro, que tienen relieve y suelen presentar cierta rugosidad. Pueden afectar a cualquier parte del cuerpo, y aunque son completamente benignas, en algunos casos puede plantear duda con otra lesiones malignas. Se tratan con crioterapia o electrocoagulación, con excelentes resultados.

-Hiperpigmentación postinflamatoria: como su nombre indica, son manchas pigmentadas de color marrón, que aparecen posterior a una inflamación o lesión cutánea previa. Es más frecuente en personas de fototipo alto (gran facilidad para ponerse moreno), y empeora con la exposición solar. Suele atenuarse con el paso del tiempo, si se resuelve la causa de base.

Estas patologías en general son muy frecuentes, fáciles de identificar, y se pueden resolver con el tratamiento adecuado. Si crees que padeces alguno de estas condiciones o deseas una valoración dermatológica no dudes en pedir una cita con nosotros.